Un pueblo con más de 500 años de historia.

 

En el pie de una pequeña colina con 382 metros de altitud, en cuya cima se encuentran las ruinas del castillo, que constituyó un punto importante en la época romana y que ahora se representa en el logotipo de OliFERM, se encuentra el municipio de Castelldans.

Como curiosidad, los primeros registros de población que se tienen de nuestro pueblo, datan del año 1.497, donde Castelldans contaba con 30 habitantes. El término municipal es de 65,17 km2, el cual se extiende hasta el Segrià, limitando con los municipios de Puigverd de Lleida, Artesa de Lleida y Aspa; por la zona garriguenca, limita con el Cogul, L'Albagés, Cervià de les Garrigues, Juneda y un pequeño enclave con Les Borges Blanques.

Allí donde se encuentran en contacto a los cultivos de secano y regadío se encuentra nuestro pueblo, Castelldans. También existen, sin embargo, otros despoblados próximos al municipio, que citamos a continuación:

 - Matxerri: Originalmente fue de Arnau Cortit y, ya adentrados en el siglo XVI, con unos 15 fuegos, era de Onofre Cerveró.

 - Triguell: Con breves comentarios datados en el siglo XIV, situado cerca de Matxerri.

 - Sant Jaume i Mandanya: Situados al borde Puigverd de Lleida.

 - L’Entorn: Situado en la zona levante del pueblo.

 - Melons: El que da nombre a un valle que había sido propiedad de Pedro Enero y que, en el siglo XV, pasó a manos de Onofre Cerveró. La Reserva Natural Parcial de Mas de Melons (1987), ocupa un total de 2.807,5 hectáreas, y se caracteriza por una fauna singular y un paisaje realmente atípico.

 

EL PUEBLO DE CASTELLDANS

Situado a 353 metros de altitud, en el sector septentrional del término, el cual es el más grande de la comarca de Les Garrigues, se encuentra el pueblo de Castelldans.

En el núcleo antiguo del pueblo, destaca su iglesia parroquial de la Virgen de la Asunción, de fachada neoclásica y campanario de torre cuadrada, donde se venera la imagen de piedra de la Virgen con el Niño Jesús, escultura que data del siglo XV.

También destaca la antigua casa de los monjes de Scala, los cuales fueron poseedores de grandes latifundios, como el de Melones y Matxerri. Otro de los elementos claves se encuentra muy cerca del convento, es el Pozo del Hielo (importante mina de evacuación situada en un extremo del convento, que comunicaba con el viejo castillo).

En el ámbito cultural del municipio, destaca el Museo del Aceite y el Mundo Rural, que abrió sus puertas en 1984. Se encuentra ubicado en un antiguo molino de aceite que constaba de dos plantas del año 1934. en él podemos encontrar maquinaria y utensilios relacionados con el cultivo de olivos y producción de aceite, así como otras colecciones de herramientas y utensilios que eran utilizados por los agricultores de las Garrigues (en el sembrado, la siega y la cosecha del trigo, la vendimia y la elaboración de vino, entre otros); así como herramientas de carpintero, herrero, zapatero, panadero, o simplemente de uso doméstico.

 

FIESTAS Y EVENTOS

La fiesta mayor de Castelldans se celebra el primer martes de septiembre, siendo la festividad de Santa Columba y San Fortunato, hasta el primer sábado.

A finales de noviembre y principios de diciembre, se organiza la Festa de l'Oli Nou, la cual consta de actos como la representación popular de la cosecha de aceitunas, la visita y guía dentro de la cooperativa para ver y aprender como se elabora nuestro aceite; y un almuerzo popular organizado por la misma cooperativa.

Ya adentrados a primeros de año, concretamente el 17 de enero, se celebra la festividad de San Antonio Abad, donde se reparten tortas bendecidas entre todos los asistentes a la misa.

El domingo siguiente a la Virgen de Montserrat (27 de abril), se celebra la fiesta en la ermita del pueblo, datada de 1954 y que se encuentra a 1 kilómetro del centro del municipio.

Entre otros acontecimientos a destacar encontramos la ofrenda floral, el baile de sardanas, y la comida popular con cassola de tros.

 

NUESTRA HISTORIA

El lugar tiene su origen en el castillo árabe que dominaba la población, del que no hay ningún resto. Es mencionado ya en 1033 en el Liber feudorum maior en el documento de venta del castillo de Montclar (de la Conca de Barberà) en la forma Castrum Assinos (el topónimo, que comporta una evidente referencia equina, como registra Moreu-Rey, había sido erróneamente interpretado por Balari como referencia a unos esquistos o pizarras), y vuelve a ser mencionado en 1072 en otro documento también como límite de Montclar.

Aún en plena época de dominación sarracena del sector, Ramon Berenguer III ya había infeudado a Guillermo (Dalmau) de Cervera los castillos de Gebut y de Castelldans (castrum de Castello Asin y Castel de Ases en el documento del mismo Liber feudorum maior), y ambas fortalezas formaron parte del pacto que el 1120 firmaron el mismo conde y el valí de Lleida Avifelel. Pero Castelldàsens no fue ocupado hasta después de la caída de Lleida (1149) y la repoblación del término se llevó a cabo tras el convenio del 1179 entre Alfonso I y Guillem de Cervera (neto del anterior y castellano de la parte de Lleida de 'Ermengol de Urgell), de la rama del linaje Cervera que ha sido conocida por Cervera señores de Juneda, Castelldans y Gebut.

Con todo, desde la conquista, dentro del territorio de Castelldans, el cual constituía una alcaldía general que comprendía las Garrigues Altes, los templarios tenían honores y tierras, con dos torres que en 1151 otorgaron a unos tales Girbert y Bernat Ferrer, con el encargo de repoblarlas, que hay que identificar con Melones y Matxerri, ahora despoblados, y que salen mencionados en documentos posteriores. En el ámbito del término inicial de Castelldans surgieron un buen número de poblaciones, como el Albagés, la Sisquella, Juncosa, Vall-de-reig, las Besses, Vallseca, Preixens, Torreblanca y Puigverd, algunos después términos independientes y otros despoblados , que en parte habían de pasar a Poblet.

La jurisdicción plena sobre Castelldans continuó en el linaje de los Cervera señores de Juneda y Castelldans (se separó una rama que señoreó Gebut y Algerri), que dio destacados personajes en la política de la época y protegió Poblet (donde tuvieron el panteón diciembre del 1274), a pesar de algunas infeudación como la castlania concedida en 1234 a Ramon Berenguer de Ager o tierras dadas a Berenguera de Montpaó, que aportó en dote a Ramón de Ramon (1247). El copioso herencia de los Cervera de Juneda, Castelldans y Gebut, al producirse la extinción de la línea quedó repartido (1358) entre Lluís Cornell (Gebut, la Guardia Lada, Castelldans y Arbeca) y los vizcondes de Vilamur (Juneda).

Castelldans consta ya en el censo del 1365 dentro del dominio de Lluís Cornell y, con 54 fuegos, en la veguería de Lleida. En la segunda mitad del siglo XIV los Pallars, barones de Mataplana, entre los que consta Jaume Roger de Pallars, casado con Leonor de Muro, aparecen como señores de Castelldans y Arbeca (este compró el futuro Juan I los derechos señoriales de Castelldans el 1381). Pero desde el 1396 la señoría de Castelldans está en manos del prior de la cartuja de Escaladei, y desde entonces hasta el fin del Antiguo Régimen el monasterio tuvo el dominio de la población. Se conserva en el Archivo de la Paeria de Lleida una interesante correspondencia entre los paers y el baile del prior de la cartuja.

Al inicio de la guerra contra Juan II (1462), Juan Agulló, síndico y capitán de la host de Lleida, se encontraba en Castelldans con 500 hombres traicionando la causa de la Generalidad y, de acuerdo con los hermanos Camporrells, valederos de Juan II, entregó los 500 hombres, que fueron hechos prisioneros (lo que repercutió en el resultado de la batalla de Rubinat; Agulló fue ajusticiado poco después en Tàrrega).

Ya en la segunda mitad del siglo XVI el pueblo fue tomado por los bandoleros dedos el Minyó de Montellà y Miquel Barber (1588-89) y al menos hasta el 1592 el castillo fue refugio de forajidos y lugar donde los bandoleros llevaban el fruto de sus robos, a pesar de los esfuerzos que hicieron los cartujos para expulsarlos. También entraron en 1590 el famoso Batlle de Alòs y El Negro de Segarra y se lleven algunos carros cargados de vinos y de dinero hacia la población de Seròs. En la guerra de Separación del ejército franco fortificó el castillo y entonces debió adquirir el carácter defensivo que muestra el grabado y el plan de Beaulieu (1644), en la línea defensiva que desde Àger y Balaguer llegaba al Ebro, a los castillos de Flix y Miravet.

En 1647 fue ejecutado en el castillo el lugarteniente del gobernador de la plaza, señor de Marió. No fue hasta en 1651 que las tropas castellanas se apoderaron de la ciudad. El castillo ejerció todavía la misma función defensiva en la guerra de Sucesión (1705-07), durante la guerra de la Independencia (1809-10) y en la primera guerra Carlista y pronto se inició la decadencia de la fortaleza (1845 Madoz hablaba ya de un antiguo castillo del que sólo quedaban escasos restos).

English en