¿Cómo saber si el Aceite de Oliva Virgen Extra es de Buena Calidad?

El Aceite de Oliva siempre ha sido un potencial producto para la gente que vive dentro de la Península Ibérica, y en países como Italia, entre otros. Con diferentes variedades, siempre marcadas por la variedad de su aceituna, desde la picual, la arbequina, la hojiblanca, entre muchas otras. Para saber realmente si un Aceite de Oliva Virgen Extra es de buena calidad, debemos centrarnos en varios aspectos que determinan esto. 

 

¿Cómo se sabe cuando un Aceite de Oliva está malo o rancio?

Realmente esto es fácil de detectar, los Aceites de Oliva generalmente tienen un aroma a frutas o vegetales, con algun que otro toque de hierbas... En resumen el olor que desprende dicho aceite se caracteriza por ser suave y aromático a partes iguales, sin incomodar el olfato y impulsando a repetir dicha experiencia. La mayoría de los Aceites de Oliva, independientemente de la variedad de oliva con el que esté hecho, tienen estos aromas inconfundibles y que te pueden ahorrar más de un susto.

Para saber si un Aceite de Oliva Virgen Extra está malo o rancio, tal y como hemos comentado antes, te darás cuenta que no tiene para nada toques frutales o vegetales, sino más bien olores sutiles a cera (las típicas ceras crayón de toda la vida), a nueces viejas, y un olor bastante más fuerte que el que desprendería si estuviera bien conservado y listo para consumir. 

En el supuesto caso que, tras oler el aceite todavía te quedan dudas sobre si realmente está picado, malo o rancio, el siguiente paso (y más efectivo), es proceder a probarlo.

Español es